¿El Niño y la Educación?


Desde niños estamos expuestos a la educación. Y depende de muchos factores el aprovechar o no, la educación que recibamos. A continuación, nombraré algunos aspectos que pueden incidir dentro de la relación Niño y Educación y al finalizar, planteo mi opinión sobre la labor de nosotros como docentes dentro de ella.

Aprendemos desde el vientre materno y reconocemos cuando nuestra mamá esta triste o cuando está contenta. Estamos prestos a cualquier cambio de ambiente, saltamos cuando le cae agua fría a la barriga de mamá ó cuando nos apuntan con luz directa sobre esta. Esas son nuestra primeras lecciones de aprendizaje. Lo que Jean Piaget llama “Estadios Cognitivos”.  Cuando nacemos empezamos a comprender y repetir todo lo que a nuestro alrededor sucede, Tratamos de hablar imitando a nuestros semejantes. Es así, como no sólo repetimos palabras como papá ó mamá, sino que nuestro entorno social se encarga de enseñarnos palabras menos tiernas y mas subidas de tono, que muchos adultos hacen repetirnos cuando estamos niños, solo porque…“a los niños se les escucha chistoso”. Ese primer contacto con nuestro entorno social nos dará la pauta de nuestro comportamiento con los demás es decir, “la capacidad cognitiva y la inteligencia se encuentran estrechamente ligadas al medio social y físico” Jean Piaget. Si estamos en un medio hostil, esa será nuestra respuesta a la sociedad pero si estamos en un medio que brinda oportunidades favorables, nuestra respuesta será otra. María Montessori, llama la mente del niño de 0 a 6 años Mente absorbente, es decir la mente absorbe el ambiente, las costumbres, las reglas sociales, el lenguaje, la cultura de su tiempo y el lugar.

Cuando salimos ha conocer nuestro nuevo mundo, nos encontramos con la escuela. Pero en ese momento los preconceptos que buenos o malos nos había dado nuestra familia, empezaron a ignorarlos nuestros “Docentes” que se supone son las personas idóneas para mejorarlos. Recordemos a David Ausubel cuando dice: “El aprendizaje del alumno depende de la estructura cognitiva previa que se relaciona con la nueva información”

Los docentes no podemos romper con un esquema social y cultural que el niño trae, somos los encargados de retomar esos preconceptos, moldearlos y agregarles o quitarle lo que el niño necesite para su entorno social. Es difícil y complicado, pero esa es la labor de nosotros los docentes.

Si recordamos nuestros primeros años en la escuela, muy pocos de ellos se relacionan con nuestros docentes enseñando algo realmente impactante. En cambio, muchos de esos recuerdos, corresponden a nuestros papás o hermanos, tomándonos la lección de las vocales o los números del uno al diez. En la sociedad actual, la educación debe ser mas impactante para un niño, pues ahora ya no hay papás disponibles ya sea por “falta de tiempo” ó hermanos, porque ya solo hay “hijo único”. Ya no hay un apoyo permanente para los niños de esta nueva generación. La educación actual requiere que los docentes no solamente formemos al niño con conocimiento, ahora  también debemos brindarle el apoyo fraternal que muchos niños no tienen y que se manifiesta en su comportamiento en la escuela.

Somos de una generación de niños que afortunadamente pudo contar con el apoyo, de familiares como: papás, hermanos ó abuelos y en otros con los amigos del barrio. Lastimosamente nuestros docentes fueron los dueños de la verdad y los únicos protagonistas de la escuela, brindando una pedagogía cerrada, al punto que solo llenaban nuestra cabeza de ideas y formulas pero no de las competencia para  manejarlas.

Los niños de hoy, no necesitan docentes que llenen su cabeza de información, la actual era de la información nos bombardea con igual o mejor información que la que nosotros los docentes conocemos, lo importante para la actual sociedad es tener personas competentes para entender, buscar, evaluar y dar su propio concepto de la información que ya existe. La sociedad moderna, impone a los docentes que su conocimiento no es absoluto y único.

Los niños traen como condición innata el preguntarlo todo. Muchos pierden esa condición al momento de ingresar a la escuela. Ya no podemos seguir cortando su iniciativa de preguntar, nuestro papel de docentes debe empezar con una pedagogía abierta, interesante y motivadora, en la cual el papel central y el real protagonista es el niño.

La sociedad actual nos reta a nosotros los docentes a cambiar nuestra forma de educar, no solo educamos a nuestros niños para el momento, ahora se debe educar para la vida, debemos guiar al Niño en su Educación y no  imponer la Educación al Niño.

Willy Fernando Figueroa
Fund. Universitaria Católica Lumen Gentium
Facultad de Educación
Profesor: Camilo Morales
2008

Bookmark and Share

One thought on “¿El Niño y la Educación?

  1. Vaya… estoy en primer semestre de Licenciatura en Educacion Primaria en una Normal de un estado pobre y lo que dices es verdaderamente cierto, una profesora nos ha preguntado un y otra vez cual es el papel que tiene el maestro y la escuela en la formacion de los niños y es verdad debemos cargar con todo lo que los niños tiene inmerso en su contexto y su familia…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s