Habilidades blandas en el currículo


A lo largo de la historia, la educación ha permanecido enfocada a los procesos y necesidades de la época. En el siglo XIX la producción en serie y la automatización, hizo que la educación rindiera tributo a la memoria de datos y procesos, posteriormente en el siglo XX, los cambios tecnológicos y la aparición de un mundo global enfrentó la educación a desarrollar competencias y habilidades duras (todas las relacionadas con la teoría o el conocimiento para realizar un determinado tipo de tarea o actividad), pero en la actualidad nos vemos abocados a un mundo interconectado donde se crea la necesidad de complementar estas habilidades con otras de tipo no cognitivo, donde el sujeto no solo posee un conocimiento teórico, sino que también interactúe y lo comparta de forma efectiva con su comunidad, estas competencias se conocen como habilidades blandas; Moss y Tilly (2001) definen las habilidades blandas como las destrezas, capacidades, y rasgos que pertenecen a nuestra personalidad, actitud, y comportamiento más que a nuestro conocimiento técnico.

Antes se podía considerar que lo aprendido a nivel de teorías en la escuela era suficiente para alcanzar el éxito profesional, pero actualmente las necesidades de una nueva sociedad del conocimiento donde aumentó la transferencia de información y a su vez se modificó el desarrollo de muchos procesos de la sociedad moderna, demandan otras habilidades que permitan a los sujetos de una comunidad relacionarse entre sí, liderar, escuchar, trabajar de forma colaborativa, comunicar y compartir información para alcanzar los objetivos propuesto en común. Sin ser las Tic la única solución para el desarrollo de habilidades blandas, sí podemos aprovechar el papel fundamental que estas juegan en la actual sociedad del conocimiento, ya que abre muchas posibilidades no solo frente al manejo de la información sino también al desarrollo de habilidades como la comunicación asertiva, la solución de problemas, la creatividad, entre otras. Según un estudio del BID de 2013 hay una gran brecha entre las habilidades blandas que se desarrollan en las escuelas y lo que busca el mercado laboral. Y aunque en el currículo de algunas instituciones están presentes de forma transversal, estas continúan pasando a un segundo plano. Es momento de reenfocar la formación de los docentes para aprovechar las herramientas Tic y retomar muchas de las teorías pedagógicas que invitan a humanizar la educación, aprovechan el desarrollo de habilidades blandas en los estudiantes.

Comparto el siguiente enlace en el cual se clarifica sobre el concepto de habilidades blandas. Desenredando la conversación sobre habilidades blandas

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s